Tu “yo del futuro” jamás debería olvidar estas lecciones de vida

Tu “yo del futuro” jamás debería olvidar estas lecciones de vida

Datos-del-diente-de-león-500x334

Si tuvieras la oportunidad de viajar en el tiempo diez años y encontrarte con tu “yo del futuro”, ¿qué le dirías? Seguramente tendrías más preguntas acerca de lo que te depara en un tiempo, que respuestas a sus interrogantes sobre el pasado.

¿Dónde vivo? ¿Sigo soltero? ¿He alcanzado el éxito profesional? ¿Cómo he llegado hasta aquí?… Seguramente estas preguntas rondarían en nuestra cabeza tras conocer a nuestro “futuro yo”. Estaría bien saber ciertas cosas sobre nuestra vida allá por 2027, pero lo verdaderamente importante sería recordar junto a él momentos y lecciones de vida que no deberían de ser olvidadas, pase el tiempo que pase.

Aquellas cosas que gracias a lo vivido, a las caídas y derrotas, hemos aprendido y nos ayudan a superar cualquier adversidad que se nos ponga por delante. Aquello que llevamos tatuado en la frente como lema en nuestra vida y que, de vez en cuando, agitamos como si fuera nuestra bandera. Eso que nos hace recordar quienes fuimos, somos y seremos: lecciones de vida.

6 lecciones de vida que no deberías olvidar en el futuro

  1. Sigue aprendiendo. Aprende de una situación, de una persona, de un libro… pero sigue creciendo. El saber no ocupa lugar, pero sí ensancha la mente e indirectamente también el corazón.
  1. Sé tal y como eres. Cada momento pasado de tu vida te ha conformado así: eres una persona compuesta por recuerdos, sentimientos y valores. Único e irrepetible.
  1. No pierdas el niño que llevas dentro. Han pasado 10 años, de acuerdo, pero recuerda que la edad es sólo un número. El espíritu es el que realmente sobrevive al paso del tiempo y jamás debería morir el niño aventurero, soñador e inocente que vive en ti.
  1. Valora lo que te rodea. El trabajo es el pilar base de tu vida ahora mismo, lo sé, pero ¿recuerdas aquella frase que odiabas? “Vivir para trabajar”. Pues bien, disfruta más de lo que te rodea, aprovecha el tiempo con los tuyos y haz de cada momento algo único.
  1. No te olvides de ti. Las mil y una obligaciones que ocupan tu cabeza, harán que llegues a descuidarte y otorgar más importancia a todo lo demás. STOP, para un momento, mira hacia tu interior: dedica tiempo a ti mismo, valora quién y cómo eres y, por encima de todas las cosas, quiérete. Quiérete mucho.
  1. Jamás te rindas. Si has llegado donde estás ahora mismo es gracias a tu esfuerzo, constancia, ambición… y sobretodo, tus ganas de comerte el mundo. Sea cual sea tu meta, sabes que detrás de todo sacrificio, afortunadamente, siempre hay una recompensa. Como bien decía Mario Benedetti“No te rindas que la vida es eso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *